Los fondos reaparecen en España en busca de renovables a precio de saldo

[rax-google-adsense-1]

El mercado se reactiva tras el caos regulatorio de los últimos años. En la carrera, figuran Foresight, GWM, Hannover, Macquarie, Gip, CVC, KKR y otra decena de entidades.

Los grandes fondos de inversión han vuelto a colocar a las renovables españolas en su diana. En los últimos meses, decenas de entidades han empezado a sondear compras, convirtiendo el sector en un hervidero. Esta situación se produce una vez que el entorno regulatorio empieza a normalizarse y tras dos años en los que, por ese caos y por las dificultades de financiación, muchos proyectos habían acabado colgando el cartel de se vende.

En la nueva carrera por posicionarse en las renovables en España, figuran fondos de todo tipo y de todas las nacionalidades. Incluso se incluyen algunos fondos que hace escasos meses denunciaron al Gobierno español ante un tribunal de arbitraje por reducir las subvenciones a la energía verde.

Protagonistas
Greentech, que anunció recientemente la compra de activos eólicos a Gamesa y acaba de firmar un acuerdo comercial con Solaria para que ésta entre en Reino Unido, sigue buscando más oportunidades en España. Además de Greentech, que pertenece al grupo italiano GWM, también están sondeando nuevas oportunidades fondos anglosajones como Foresight, que ya tiene presencia en el sector solar; Global Infraestructure Partners (GIP), conocido por negociar hace años con Ferrovial la compra de activos aeroportuarios en Reino Unido, y M&G, perteneciente a Prudential.

Otros fondos son menos conocidos para el gran público, como Hannover Leasing o First Reserve. En la lista, también hay fondos franceses, como Cube, de Natixis; y Antin Infraestructures; y alemanes, como Rreef y Meag, propiedad de Deutsche Bank y Munich Re, respectivamente.

María Pilar García, del bufete Watwon, Farley & Willians, que asesora a algunos fondos, explica que España vuelve a traer la atención porque otros países están viviendo ahora más incertidubre regulatoria. Algunos de estos fondos ya han anunciado operaciones: Antin y Rreef han comprado termosolares a ACS, y Meag ha adquirido una participación en activos de T-Solar. También sondean opciones CVC y KKR, que algunas fuentes sitúan como interesados en activos de ACS; y Macquarie, que estaría analizando los activos de Eolia. KKR ya ha apostado, con Meag, por T-Solar.

Sobrecoste de 65.000 millones hasta 2020 
El Ministerio de Industria calcula que el sobrecoste sobre la factura eléctrica de las subvenciones a las renovables de aquí a 2020 no bajará de 6.000 millones de euros por año la mayor parte del tiempo (ver gráfico). Así se desprende del último borrador del Plan de Renovables 2011-2020, que ayer se hizo público en la web para audiencia pública. Según los gráficos de ese documento, el sobrecoste total rondaría los 65.000 millones. En términos porcentuales sobre la factura eléctrica que pagan los usuarios, el sobrecoste se moverá entre el 13% y el 17%. Ahora, está en el 15%. En 2014, alcanzará un récord del 17,8% y, a partir de ahí, se irá suavizando.

El sobrecoste de las primas a las renovables fue muy polémico en 2009, cuando se superaron los 6.000 millones. El Gobierno cambió la normativa para reducir las primas, pero, al seguir aumentando las instalaciones, el volumen de subvenciones se resiste a caer. Como réplica, figura la riqueza que las renovables aportan al PIB por su actividad empresarial e inversiones. Industria calcula una contribución anual directa e indirecta de entre 13.700 y 17.900 millones entre 2015 y 2020.

 

[rax-google-adsense-1]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: